Cómo se juega

¿Te mueres de ganas de pillar un mazo y empezar a jugar? ¡La mejor manera de aprender es descargar Hearthstone y ponerse a ello! De todas maneras, si al terminar el tutorial del juego todavía tienes preguntas, las páginas de esta sección te ayudarán a ponerte al día.

Resumen del tablero

Todo lo que debes saber sobre la interfaz de juego de Hearthstone se puede resumir, literalmente, con una captura de pantalla. ¿No te lo crees? Compruébalo con tus propios ojos.

Cada turno, robas una carta de tu mazo y la añades a tu mano. Las cartas con un borde verde luminoso se pueden jugar; las que no lo tienen, o bien cuestan más maná del que tienes o bien dependen de ciertas condiciones.

¡Qué heroísmo el tuyo! El número de la esquina inferior derecha de tu retrato es tu salud actual. Disminuye cada vez que recibes daño de esbirros y hechizos, y aumenta con hechizos de sanación. Si llega a cero, pierdes.

Cada héroe tiene un poder único que se puede usar una vez cada turno. Los guerreros, por ejemplo, pueden añadir armadura a su salud, los chamanes pueden invocar tótems y los pícaros pueden sacarse dagas de la manga. Estos pícaros... En sus bolsillos solo hay cuchillos y pelusa.

Cada carta que juegas tiene un determinado coste de maná (sí, algunas cartas tienen un coste 0 de maná, pero no por ello dejan de tener un cierto coste, ¿no?). Tu maná se restablece al comienzo de cada turno, y por cada turno obtienes un nuevo cristal de maná, hasta un máximo de 10.

Si invocas un arma para tu héroe, aparecerá aquí. La durabilidad de tu arma se reduce 1 p. cada vez que golpeas, así que solo puedes atacar un determinado número de veces. ¡Haz que cuenten!

Este es uno de tus esbirros. Utilízalos para atacar al oponente o a sus esbirros. Muchos tienen facultades especiales que les confieren un propósito estratégico único.

Derrota a tu oponente para ganar la partida. ¡Machácalo con esbirros y hechizos hasta reducir su salud a cero!

Al comienzo de cada turno, robas una carta de tu mazo y la añades a tu mano. Cada mazo contiene 30 cartas: ni más, ni menos.

Este historial de los movimientos más recientes viene muy bien para esos momentos en los que piensas "¿Qué ha sido de mi salud? ¿Y por qué todos mis esbirros son pollos?".

Jugando a Hearthstone

Vamos a echar un vistazo a los primeros turnos de una típica partida de Hearthstone.

Elige tu mano inicial

La partida empieza con el lanzamiento de una moneda, para decidir quién juega primero. Luego, ambos jugadores revisan su mano inicial: tres cartas para el ganador de la tirada, cuatro para el otro. Ya que jugar primero confiere una ligera ventaja estratégica, el perdedor de la tirada obtiene "La moneda", una carta especial sin coste que otorga un cristal de maná temporalmente. Puedes sustituir todas las cartas que quieras de tu mano inicial. Cuando ambos jugadores han aceptado su mano, la partida da comienzo.

Roba una carta

Robas una carta de tu mazo al comienzo de cada turno. Algunas cartas te permiten robar más de una carta por turno: por ejemplo, la Maestra de secta te permite robar una carta cada vez que muere uno de tus esbirros. Si tu mazo está vacío cuando te toca robar una carta, recibes una cantidad creciente de daño de fatiga.

Juega cartas

Un cristal de maná no es mucho, pero existen muchas cartas de bajo coste que se pueden jugar en el primer turno. La Escudera Argenta es un ejemplo. La mayoría de los esbirros no pueden atacar en el turno en el que se los invoca, así que la escudera se echará una siesta hasta que le toque actuar. Los hechizos tienen efecto el mismo turno en el que se juegan, mientras que los secretos dependen de una acción concreta.

Ataca

Nuestro oponente ha jugado un esbirro y ahora vuelve a ser nuestro turno. Con dos cristales de maná podemos invocar otro esbirro, lanzar un hechizo o utilizar nuestro poder de héroe. Difícil decisión... Además, nuestra Escudera Argenta está lista para atacar, así que podemos atacar a nuestro oponente o eliminar a su esbirro. Dado que la escudera tiene Escudo divino, podemos matar al esbirro enemigo sin sacrificar el nuestro.

Utiliza tu poder de héroe

Los pícaros pueden invocar dagas, así que vamos a coger un cuchillo y utilizarlo para atacar directamente al oponente. Los héroes que blanden armas pueden atacar a héroes o a esbirros, pero ten cuidado: cada ataque cuesta 1 p. de durabilidad, y cuando tu arma se queda sin durabilidad, se rompe.

Termina el turno

Cuando estés satisfecho con tu jugada, termina el turno. Ahora le toca a nuestro contrincante encontrar soluciones a nuestras jugadas y adaptar su táctica. ¿Quizás jugará más esbirros? ¿Se centrará en eliminar los nuestros? ¿O quizás ganará tiempo para soltarnos un combo devastador encima? Turno tras turno, cada partida se vuelve más desafiante, compleja y divertida. ¿Cuál será tu estrategia?