StarCraft® II

Para un hombre tan entrelazado con los aspectos más oscuros y misteriosos del Dominio, Horace Warfield tuvo una infancia relativamente corriente. Nació en la ciudad costera de Kithrup, hijo menor de Shae y Henry Warfield. Sus padres trabajaban para el hospital de la zona, su padre como administrador y su madre como neurocirujana.

Algunos tienen la teoría de que esta exposición a la vida y la muerte influyeron directamente en su vida. Nunca se han encontrado pruebas para corroborar los rumores esparcidos entre los refugiados de Tarsonis sobre los abusos sufridos por Horace durante su infancia, aunque sí que hay ciertos rastros de evidencias que podrían indicar la veracidad de los rumores. Sus hermanos mayores prosiguieron sus carreras en el campo médico, lo cual no otorga ninguna explicación de por qué el pequeño Horace decidió alistarse en el Cuerpo Confederado de Soldados ni de cómo su familia asimiló esta decisión. Trágicamente, toda la familia de Horace se encontraba en Tarsonis en el momento de la invasión zerg; no hay evidencia alguna que indique una posible huida del planeta: se les considera muertos.

Warfield ascendió entre los rangos del Ejército Confederado con una velocidad sorprendente, ganándose medallas de mérito al valor, brillantez estratégica y liderazgo decisivo en su escuadrón. Sirvió durante dos horas en las Guerras de los Gremios, siendo promocionado a Teniente Coronel, a medida que finalizaba el enfrentamiento. Ese fue el comienzo de su carrera, en el bélico planeta Sonyan donde conoció a Arcturus Mengsk. Mengsk era el Capitán de la trigésima tercera División de Asalto Terrestre donde Warfield vivió el combate por primera vez, y pudo reconocer en Warfield su propia tranquilidad y su serenidad en las habilidades estratégicas. Durante una intensa batalla en las minas de Southern Kreen, Warfield lideró una incursión a un búnker enemigo en el que recibió tres disparos en el hombro mientras aseguraba una posición vital. Warfield fue promocionado a Teniente Primero por debajo de Mengsk, y los veteranos de la vigésima tercera aún hablan sobre la fácil camaradería entre los dos hombres durante ese primer año. Cerca del final de las Guerras de los Gremios, Mengsk escogió un camino distinto del militar al que le era leal Warfield, no obstante ambos se mantuvieron en contacto.

Durante los siguientes años, Warfield fue asignado a múltiples tareas que tenían menos que ver con la guerra y más con “mantener la paz” en la Confederación. Su desagrado con la Confederación creció hasta el bombardeo de Korhal: se encontraba en el sistema Sara cuando se enteró del genocidio, y algunos testigos dicen que comunicó su dimisión al instante. Su buque de mando, el Crucero de batalla Justicia de Acero, cortó toda comunicación con la red militar de los alrededores y se sumieron en un completo silencio. Los miembros de la tripulación fueron escogidos uno a uno por Warfield de entre sus oficiales más leales, quienes se unieron a su líder hacia las sombras.

Los archivos sobre Horace Warfield están muy nublados tras estos eventos. Nombrado desertor por el ejército de la Confederación, Warfield fue perseguido por todo el sistema Sara y mas allá. Nadie sabe con certeza cuándo y cómo se volvió a poner en contacto con Arcturus Mengsk, pero durante los primeros meses de la fundación de los Hijos de Korhal, Horace Warfield dirigió desde detrás del telón los insolentes ataques rebeldes a la Confederación. Se dice que la información de Warfield fue la clave para hacerse con el emisor psi de Mar Sara, y su posterior uso en Tarsonis.

Cuando el Dominio se hizo con el control del sector, el ahora General Warfield fue visto como uno más de los leales consejeros del nuevo Emperador. Mengsk confiaba a Warfield sus tareas, misiones y estratagemas más cruciales. Antes de morir en Korhal, se dice que el General Edmund Duke se refirió a Warfield como “el otro malcriado del Emperador”, insinuando que Warfield no se encontraba ayudando en la lucha contra los zerg de Augustgrad, simplemente por el privilegiado aprecio que recibía del líder.

Warfield se retiró en 2501 habiendo servido en algunas de las más históricas batallas de la ocupación terran en el sector Koprulu. Pero sus días militares no habían concluido. Recientes movimientos zerg en territorio del Dominio han alarmado al Emperador Mengsk lo suficiente como para reactivar el servicio de su viejo camarada. El General Horace Warfield está ahora al mando de las Fuerzas Armadas del Dominio, y los libros de historia aguardan de nuevo para volver a inscribir su nombre.

Cargando comentarios…

Se ha producido un error al cargar los comentarios.