Avance del parche 4.3: Alma de Dragón

Avance del parche 4.3: Alma de Dragón

El parche 4.3 de World of Warcraft ofrecerá a los jugadores la oportunidad de conducir la lucha hasta el Templo del Reposo del Dragón, y mucho más allá. Ayudarán a Thrall y a los dragones Aspectos en su esfuerzo por acabar con el Vuelo Negro de una vez por todas. Podrán participar en bandas de 10 y 25 jugadores en las que se enfrentarán al mismísimo Alamuerte, con la posibilidad de elegir entre tres niveles de dificultad y de conseguir equipamiento épico.

El Alma de dragón, forjada por Alamuerte durante la Guerra de los Ancestros, controlaba el poder de los demás Vuelos, hasta su destrucción definitiva. Ahora, tras recuperar una versión del artefacto de las Cavernas del Tiempo, Thrall y sus Vuelos aliados se dirigen hacia el Templo del Reposo del Dragón, en un intento desesperado por usar su poder para vencer a Alamuerte.

El ahora ruinoso Templo del Reposo del Dragón, creado por los titanes como un santuario para todos los dragones, es la última esperanza de las tropas aliadas contra el dragón negro Neltharion, quien fuera Guardián de la Tierra y protector de Azeroth; ahora conocido como Alamuerte el Destructor. Es aquí donde se han reunido los demás Aspectos: Alexstrasza, Ysera, Nozdormu, Kalecgos y Thrall, para otorgar poder al Alma de dragón, la última esperanza de Azeroth de detener al gran behemoth. En el momento en que empiezan a cargar el Alma de dragón de energía, Alamuerte y su ejército al completo asaltan el Templo del Reposo del Dragón. Los jugadores deberán rechazar el ataque de las tropas enemigas, para proporcionar a Thrall tiempo suficiente para cargar el Alma de dragón.

Antes de enfrentarse a Alamuerte el Destructor deberán vencer a seis poderosos jefes.

Morchok es el elemental más poderoso que permanece bajo la influencia de Alamuerte, en otro tiempo era un guardián pasivo, pero ahora está convencido de que solo encontrará sosiego en la destrucción de Azeroth. Morchok ataca ferozmente los pilares del Templo del Reposo del Dragón, el último resquicio de esperanza para Azeroth en la Hora del Crepúsculo.

Hace siglos que el señor de la guerra Zon'ozz y sus soldados batallan en una guerra sin fin contra las fuerzas de C'Thun y Yogg-Saron. Han pasado milenios, pero el señor de la guerra sigue al servicio del caótico poder del dios antiguo N'Zoth. Alamuerte ha liberado a este ignoto legendario para que acabe con los defensores del Templo del Descanso del Dragón.

Desde la caída de El Bastión del Crepúsculo, Yor'sahj el Velador ha ayudado a Alamuerte con gran empeño, proporcionándole al Destructor los medios para liberar a más ignotos de sus prisiones subterráneas. Sus efectivos son inconmensurables y su poder inimaginable. Yor'sahj pretende recibir una oscura recompensa por su fiel servicio.

Hagara la Vinculadora, una de las primeras estudiantes de magia arcana entre los Renegados, demostró un potencial sorprendente para alguien que había comenzado a aprender este arte de forma tan tardía. Pero en sus indisciplinados intentos por subyugar a los elementales, acabó sometida y corrompida por el Señor del Viento, Al'Akir. Ahora con lealtad acérrima hacia el Martillo Crepuscular, Hagara proporciona víctimas a sus señores elementales para que los torturen.

Ultraxion es más una abominación de energía oscura que un dragón. Ha dedicado su corta existencia a absorber la esencia de dragones abisales que captura. Ultraxion es el único dragón Crepuscular al que Alamuerte ha alagado, por lo que solo las energías destructivas que surgen de su cuerpo contrahecho superan a su arrogancia. Ultraxion es leal a su señor y ha jurado destruir el Templo del Reposo del Dragón.

En otro tiempo la población de dragones Crepusculares era muy numerosa, pero hoy en día solo quedan unas docenas de ellos. El último vestigio del ejército del Martillo Crepuscular emplean a estos recios supervivientes como montura: la escolta personal de Alamuerte, los jinetes de draco de élite. Liderados por el malicioso señor de la guerra Cuerno Negro, les mueve un oscuro propósito, el de proteger a su señor oscuro.

Cuando Alamuerte canalizó por primera vez el poder del Alma de dragón contra el resto de Vuelos, se liberaron fuerzas tan descomunales que a punto estuvieron de descuartizarlo. En lugar de renunciar a esta arma, hizo que le colocaran placas de adamantio en las escamas para mantener intacto su cuerpo. Más tarde reforzó esas placas con elementium, que se han convertido ahora en su única debilidad, el único punto vulnerable del letal Alamuerte.

Vuestro asalto contra el enorme Alamuerte desencadenará una batalla sin precedentes. Es una lucha de tal alcance e intensidad que comprende dos encuentros únicos, que tendrán lugar a lo largo de Azeroth. Con la mirada puesta en el cielo, los jugadores se lanzarán en paracaídas desde naves de guerra voladoras para atacar al monstruo en pleno vuelo e intentar debilitarlo arrancándole la armadura y descubriendo la carne de magma que se esconde en su interior. Si lo consiguen, se lanzarán en picado a las profundidades de La Vorágine para disputar el encuentro final.

Ningún aventurero se ha enfrentado jamás a un enemigo tan gigantesco y peligroso y ha vivido para contarlo. ¿Seréis vosotros los primeros?

Cargando comentarios…

Se ha producido un error al cargar los comentarios.