Cuando el infame Dragón Aspecto Alamuerte descubrió El Portal Oscuro y Draenor, tuvo la certeza de que algunos de los habitantes de Draenor se atreverían a retar a los dragones. Fue durante la Segunda Guerra cuando viajó a Draenor y escondió sus huevos por todo el mundo.

Pero Alamuerte había cometido un grave error de cálculo al dejar algunos de sus huevos en las Montañas Filospada. Los dragones guardianes fueron erradicados del cielo por los gronn que habitaban en Filospada, y su líder, Gruul, empaló en las agujas de piedra de las montañas a todos los dragones a los que derribó.

Hoy en día, Gruul el Asesino de Dragones es adorado como una deidad por los ogros de las Montañas Filospada. Sus poderosos hijos causan estragos en las Montañas Filospada y en las praderas de Nagrand. La fuerza sin igual de Gruul y su experiencia en la batalla serían una amenaza muy seria si en algún momento decidiera atacar a las fuerzas de la Horda o de la Alianza en Terrallende.