Potopregunta: ¿Son compatibles seriedad y buen rollo?

Creaciones, eventos y comunidades de WoW
Esas dos palabras que nombro en el título, seriedad y buen rollo, son probablemente las más usadas en los textos del buscador de hermandad. Basta con mirar un rato lo que piden las hermandades en el buscador, o también lo que buscan los jugadores, para encontrarse las dos palabras hasta en la sopa.

Me parece muy bien que las hermandades que quieren acceder al contenido competitivo del juego, las que aspiran al avance, pidan seriedad a sus miembros, porque esa es casi la única manera de conseguir marchar hacia adelante. Si la gente no se compromete con ese proyecto de avanzar y llegar lo más lejos posible en el menor tiempo, no se consigue nada.

También me parece bien que se pida buen rollo en las hermandades sociales, o incluso en las que sin llegar a serlo del todo ven el juego de una manera un poco más light. Porque en una hermandad no competitiva, donde el principal aliciente es tener compañeros con los que jugar y a los que ayudar, o pedir ayuda, el poder llevarse bien con todos los demás importa mucho.

Lo que no entiendo es lo de pedir sistemáticamente las dos cosas juntas. Hasta ahora no he conocido ninguna hermandad "seria", de esas que quedan en los primeros puestos, que no hayan tenido problemas de índole social a raíz de la presión a la que se someten mientras juegan. Ahí se pide esfuerzo, dedicación, conocimientos y por supuesto seriedad, el buen rollo es algo secundario, que rara vez se da más allá de aquellos que se conocen desde hace mucho tiempo.

Pero tampoco he encontrado ninguna en la que impere el "buen rollo" y haya seriedad, porque en esas hermandades quienes buscan algo más serio no duran mucho tiempo. Son a mi modo de ver, dos puntos totalmente opuestos que no tienen posibilidad de coexistir de forma permanente sin crear problemas. En un momento dado se pueden dar tanto una cosa como la otra, pero muy raro es que eso perdure.

Mi opinión es esa, que por mucho que nos empeñemos en intentar tenerlo todo, esos dos factores son incompatibles. Pero ya sabéis que a mi me gusta conocer qué es lo que opinan los demás, y por eso esta semana os quiero preguntar:

¿Puede una hermandad tener al mismo tiempo seriedad y buen rollo?

Recordad que podéis acceder a la lista completa de potopreguntas en este enlace http://eu.battle.net/forums/es/wow/topic/1622907116 o visitando mi blog personal http://el.taller.del.gnomo.over-blog.es
No son necesariamente términos excluyentes en mi opinión. Aunque también depende de cómo definirías la seriedad en este contexto.

Si por ella nos referimos a las hermandades top, de las primeras en sus respectivos reinos en tirar bosses, no sabría decirte por experiencia. No he llegado a jugar a ese nivel, aunque sí que estuve de trial en una. Y puedo decirte que había la dosis común de drama social como en cualquier otra. Y comentarios bordes, aunque sin mala fe, que no te hacían sentir del todo a gusto.

Creo que, actualmente, este tipo de hermandades mencionan el "buen rollo" en el /2 (independientemente de si es verdad) para evitar que la gente asuma automáticamente que haya un ambiente hostil o demasiado competitivo. Todos queremos un ambiente agradable, pero el único modo de asegurarse que lo hay es entrar y verlo tú mismo.

Yo veo la seriedad como una actitud, que no tiene por qué ser siempre el reflejo del avance de una hermandad. Mi hermano raideó por poco tiempo con una hermandad en Sanguino Horda y, a veces, me sentaba a su lado para ver cómo jugaba. Me ponía los altavoces para que pudiera escuchar la conversación de Discord. Y debo decir que, aunque solo se dedicaban a limpiar Bastión Nocturno en heroico (en aquel entonces, porque el item level general de la banda no daba para más), tenían una maravillosa mezcla entre seriedad y buen rollo. Era gente divertida y, a la vez, dedicada y con actitud.

En los ratos muertos, se metían unos con otros en plan broma, habían chistes y anécdotas de todo tipo. Cuando el GM activaba el DBM pull, todos cambiaban el chip de golpe y se centraban en el boss de forma organizada. mantenían el chat de voz para lo necesario. Aunque siempre había gente nueva y que estaba aprendiéndose las mecánicas, rara vez wipeaban. Y, cuando se cometían errores graves, el GM explicaba con una admirable paciencia cómo debía hacerse. Y sin ningún tipo de protesta por parte de nadie, volvían a intentarlo hasta que caía.

Una lástima que dicha guild ya no exista, me parecía maravillosa especialmente para jugadores nuevos (recordemos que en Legión hubo muchos). Y eso que no llegué ni a jugar con ellos, lo viví en tercera persona desde la Alianza xD

En resumen: seriedad (según cómo se entienda) y buen rollo son compatibles, pero no es algo común.

Un saludo =)
Buenos días,

Yo diría que si que puede existir la seriedad y el buen rollo. De hecho, sin animo de tirarme flores porque soy el primero que acepta los errores cuando los comete, debo decir que mi hermandad si que goza de estas dos definiciones.

Nosotros raideamos fines de semana y sabemos que eso no nos permite "competir" con el resto de hermandades del servidor y es esto lo que hace que cuando vayamos de raid podamos bromear, estar tranquilos y de buen rollo, pero a su vez todos tenemos ese nerviosismo y seriedad de querer avanzar cada fin de semana.

¡Un saludo!
El tema planteado es bastante complejo y, como habéis apuntado anteriormente, requiere que definamos qué entendemos por "buen rollo" y "seriedad" en el marco de World of Warcraft.

WoW es un juego social en el que la mayor parte del contenido de nivel máximo (y con ésto me refiero a nivel 120, no a high end) es contenido coopereativo. Esto implica que para expermientarlo se requiere de compañeros de juego con los mismos intereses. Este punto se ha ido diluyendo poco a poco con la introducción de múltiples buscadores y modos de dificultad, de forma que todo el mundo, desde el exterminador de demonios más poderoso hasta el aventurero con un palo como arma puede "ver" todo el contenido del juego. Cosa diferente es la perspectiva desde la que lo experimenta, bien sea algo muy suave en el que los bichos se terminan yendo al suelo sin importar lo que hagamos o bien modos en los que cometer un pequeño error implica la muerte de todos nuestros compañeros.

Para disfrutar del contenido con pequeños alicientes de dificultad que hagan necesaria una cierta habilidad y nos obliguen a aprender a jugar "bien" es necesario las más de las veces contar con grupos de personas relativamente estables a lo largo de un periodo de tiempo más o menos largo que compartan intereses, y así es como surgen las hermandades.

Tan excepcional es el jugador que sólo disfruta de la vertiente social del juego sin pretensiones de hacer nada "importante" como el que sólo quiere jugar al máximo nivel dejando totalmente a un lado las relaciones con los compañeros de juego. Al final todos nos movemos en escalas de grises entre uno y otro polo, y acabamos tratando de buscar los entornos que más se adecúen a nuestras afinidades.

La "seriedad" en WoW pasa más por el compromiso con los compañeros a la hora de desempeñar nuestro papel que en adoptar una actitud hierática cual Guardia de Gales: esto ocurre más bien en pocas ocasiones en la mayor parte de los entornos. Creo que para entendernos sería más adecuado sustituír la palabra "seriedad" por la de "compromismo" como hace mucha gente al anunciar sus reclutamientos.

Partiendo de estos puntos, creo que puede haber buen rollo y compromiso al mismo tiempo, aunque existe una pugna constante entre ambos polos y uno de ellos suele acabar imponiéndose a la larga.

Si se impone el "buen rollo" nuestros humores, apetencias y pulsiones humanas diversas se terminan imponiendo y el "compromiso" pasa a un segundo plano. Habrá gente a la que no le apetezca jugar a la hora acordada, o que estará viendo una serie mientras raidea, o hablando por teléfono, o que no se preocupará lo más mínimo por conocer el funcionamiento de su clase... Porque al fin y al cabo su objetivo está cumplido: tiene un grupo de gente con el que pasar un rato divertido en muchos aspectos que no pasan necesariamente por explotar el juego. Esto hará que la gente más "comprometida" sienta que se tiene que esforzar el doble para cubrir las carencias de algunos de sus compañeros a los que no le importa hacerlo bien o mal, de forma que se crean tensiones y problemas que, evidentemente, acaban dando al traste con el buen rollo.

Si se impone la "seriedad" (compromiso) habrá momentos de tensión y exigencia que desgastarán a algunos compañeros del grupo. Habrá que hacerse cargo de determinadas responsabilidades que mucha gente no está dispuesta a asumir para con un juego y muchas veces habrá que hacer cosas "a desgana". Jugar sin tener ganas de hacerlo es algo que termina desgastando mucho y erosiona la convivencia en comunidad. Al fin y al cabo estos es ocio y el ocio ha de ser agradable, no ser un Trabajo 2: La Venganza. Esto hará que la gente para la que prima el "buen rollo" se sienta obligada a hacer cosas que no quiere hacer y que el grupo se vaya desgastando hasta romperse.

Es posible disfrutar de períodos concretos en los que el equilibrio permita que todo el mundo esté contento mientras avanza a buen ritmo y se divierte jugando, pero son eso: momentos muy concretos y muy bonitos de los que disfrutamos sobremanera, pero que a la larga acaban dando paso a fases más oscuras.

Personalmente no creo que exista una fórmula definitiva que aplicada a nuestras hermandades haga que siempre haya gente buenrollera y comprometida al mismo tiempo. Creo que lo máximo que podemos hacer es escoger cual de las dos posturas nos interesa más y asumir el sacrificar la otra para preservar nuestra elección.

Como decía Dots, jugar en entornos de máxima dificultad implica necesariamente que habrá gente que no de la talla y se haya de quedar fuera. No importa si esa persona es la cosa más maja del mundo, si su amabilidad rivaliza con la de Jesucristo o si parece salido del Club de la Comedia. Su puesto será ocupado por alguien hábil en el juego aunque sea un cactus bañado en cicuta. Y del mismo modo en entornos más sociales todo el mundo jugará con todo el mundo y habrá momentos en los que no será posible avanzar incluso en el contenido más trivial porque muchos compañeros no darán la talla, lo que hará que también haya gente que sienta que su experiencia de juego se ve condicionada por razones externas. Pero debemos entender que esto son casos extremos que representan un porcentaje mínimo de las hermandades de WoW.

Al final muy poca gente es tan seria que no le importen sus compañeros, y muy poca gente se arrima tanto a la vertiente social que juegue a esto a cabezazos.

Como todo bajo el sol, la magia está en tratar de buscar el equilibrio, porque pocas veces éste nos viene dado por intercesión divina y se mantiene sin que pongamos de nuestra parte.

EDIT: Ay, por mis barbas, menudo rollaco me he tirado. Dispénseseme :P
10/11/2018 17:25Publicado por Zomelgaster
EDIT: Ay, por mis barbas, menudo rollaco me he tirado. Dispénseseme :P


No cambies

Únete a la conversación

Regresar al foro