1. Desconecta el cable de corriente de tu módem.
  2. Sigue el cable Ethernet desde el módem al router. 
  3. Desconéctalo del router.
  4. Conecta el extremo desconectado a tu ordenador.
  5. Conecta de nuevo el cable de corriente a tu módem y enciéndelo. 
  6. Reinicia el ordenador.
  7. Intenta conectarte al juego.

Si consigues conectar después de hacer esto es que tu router no puede mantener las conexiones mencionadas anteriormente. Es posible que necesite una actualización de firmware o que tengas que sustituirlo.

Si necesitas asistencia para actualizar el firmware de tu router, ponte en contacto con su fabricante.