Los archivos dañados y corruptos pueden provocar una amplia variedad de problemas y errores. Utiliza la herramienta de reparación para solucionarlos.

  1. Abre la aplicación de escritorio Blizzard.
  2. Haz clic en el icono del juego que quieres reparar.
  3. Haz clic en la rueda dentada al lado del botón Jugar y selecciona Analizar y reparar.
  4. Haz clic en Iniciar análisis.
  5. Espera a que termine la reparación.