Si tu ordenador se recalienta puedes tener problemas de estabilidad de gráficos y pérdida de fotogramas por segundo. Reduce los problemas de temperatura siguiendo estos pasos.

Windows

Puedes revisar los niveles de temperatura mientras juegas utilizando una versión gratuita del programa de CPUID HWMonitor. Una vez hayas instalado el programa, sigue estos pasos:

  1. Abre HWMonitor.
  2. Deja que HWMonitor se ejecute mientras juegas hasta que aparezca el problema.
  3. Revisa las temperaturas máximas alcanzadas en HWMonitor. Si tu CPU sobrepasa los 60º o tu tarjeta gráfica (GPU) los 80º, es probable que tengas un problema de recalentamiento.
  4. Si necesitas aportarnos los resultados, haz una captura de pantalla o comenta las las temperaturas máximas que te indica para cada componente.

Para prevenir el recalentamiento:

  1. La acumulación de polvo dentro del ordenador puede causar problemas de recalentamiento. Usa aire comprimido para limpiar el polvo de los ventiladores.
  2. Juega en una superficie sólida si estás usando un portátil. Las superficies blandas reducen el flujo de aire y pueden causar un aumento de la temperatura. Una mesa o un escritorio es el lugar ideal para jugar.
  3. Ejecutar aplicaciones y procesos que no sean imprescindibles para el funcionamiento del ordenador puede aumentar la carga de trabajo del procesador y provocar una subida de temperatura. Intenta cerrar las aplicaciones en segundo plano.
  4. Activa la Sincronización vertical (VSync) para limitar las imágenes por segundo del juego, lo que puede reducir la temperatura de tu tarjeta gráfica y su procesador.
  5. Bajar la configuración gráfica del juego puede contribuir a mejorar el rendimiento y reducir la temperatura.
  6. Asegúrate de que juegas en un ambiente fresco. Jugar en una habitación o área por encima de 27ºC puede contribuir al recalentamiento del equipo.

Mac

Para prevenir el recalentamiento:

  1. Juega en una superficie sólida si estás usando un portátil. Las superficies blandas reducen el flujo de aire y pueden causar un aumento de la temperatura. Una mesa o un escritorio es el lugar ideal para jugar.
  2. Ejecutar aplicaciones y procesos que no sean imprescindibles para el funcionamiento del ordenador puede aumentar la carga de trabajo del procesador y provocar una subida de temperatura. Intenta cerrar las aplicaciones en segundo plano.
  3. Bajar la configuración gráfica del juego puede contribuir a mejorar el rendimiento y reducir la temperatura.
  4. La acumulación de polvo dentro del ordenador puede causar problemas de recalentamiento. Prueba a limpiar el polvo con un aspirador especial con protección de estática diseñado para los componentes electrónicos sensibles o un sistema de aire comprimido. Si no te sientes cómodo realizando estos pasos tú mismo, pásate por un proveedor de servicios oficial de Apple para que se encargue un profesional de limpiar el equipo.
  5. Asegúrate de que juegas en un ambiente fresco. Jugar en una habitación o área por encima de 27ºC puede contribuir al recalentamiento del equipo. Puedes poner un ventilador apuntando directamente a tu Mac para que haga circular aire frío alrededor del ordenador, o también puedes plantearte adquirir una bandeja refrigeradora para portátiles.
  6. Si has notado que tu Mac se calienta mucho y has seguido las instrucciones anteriores, puede ser que Spotlight esté realizando el indexado. Haz clic en Spotlight para ver el tiempo que le queda. Normalmente este proceso dura varias horas y se realiza para reducir los tiempos de búsqueda en el disco duro. Haz clic en el icono de Spotlight para ver el tiempo que va a tardar. Procura no jugar en tu Mac mientras se realiza el indexado, puesto que el rendimiento se verá afectado y subirá la temperatura.

¿Has probado todos los pasos de este artículo?

Si has seguido estos pasos y sigues necesitando ayuda, visita nuestros foros de asistencia técnica (World of Warcraft) (StarCraft II) (Diablo III) (Hearthstone) (Heroes of the Storm) (Overwatch) o ponte en contacto con nosotros.